PROYECTO

Proyecto Caracol

IDEA SELECCIONADA

Museo específico para albergar la historia de Santa Cruz de Tenerife.

Forma de concha de caracol acristalada, edificio interior, sala de exposición en espiral que va mostrando la historia de la capital tinerfeña. Al final del recorrido nos encontramos con una puerta espejo a modo de catarsis que gira sobre su propio eje llevandonos a otro pasillo que nos llevaría a la salida. En este trayecto veremos los planes de futuro urbanístico.

IMG_9423

Nicolas (Kolia) Rodríguez Hernández

La idea “Proyecto Caracol” plantea la creación de un museo específico para albergar colecciones de arte y científicas relacionadas con la historia de la ciudad de Santa Cruz de Tenerife.

El autor de esta idea propone un diseño innovador para la edificación del museo que tendría la apariencia de una concha de caracol acristalada y transparente. En su interior, la sala de exposiciones principal tendría forma en espiral y mostraría elementos que reflejen distintas etapas de la historia de la capital tinerfeña. Al final del recorrido por esta sala principal se ubicaría una puerta de espejo giratoria que, al atravesarla, nos llevaría a un pasillo que conduciría a la salida del museo y en el cual se mostrarían fotografías, maquetas y otros elementos que reflejen los planes de futuro urbanístico de la ciudad.

Otras aportaciones adicionales al diseño del museo incluyen: un restaurante ubicado en el piso superior y dotado de un mirador panorámico desde donde pueda contemplarse el macizo de Anaga y las vistas de la ciudad de Santa Cruz, y equipado con varios telescopios para la observación del cielo nocturno. El autor propone que este espacio se denomine “La buhardilla de las estrellas”. En lo que respecta a los accesos al museo, estos incluirían acceso por carretera, o mediante un teleférico o funicular.

Fortalezas y debilidades

A continuación destacamos algunos de los aspectos más importantes de la idea planteada que podrían contribuir positivamente a su realización:

  • Contribuye a diversificar la oferta cultural y turística de Santa Cruz de Tenerife, y de la isla de Tenerife en general: la creación de un nuevo espacio cultural siempre es un recurso contribuye al conocimiento de los ciudadanos, de los recursos patrimoniales, históricos, culturales y naturales de la isla, y en particular, de la ciudad. Además, genera nuevos espacios para la educación y la divulgación de la cultura y la ciencia, así como para los extranjeros que visitan Santa Cruz.
  • Facilita la “reconexión” de la ciudadanía con su historia: un concepto de museo como el que se plantea contribuiría al refuerzo de la identidad de los ciudadanos de Santa Cruz con su historia y a comprender mejor el presente en el que viven.
  • Crea espacios para la investigación, custodia y conservación del patrimonio histórico: la idea propuesta supone la creación de un nuevo espacio que podría albergar nuevas colecciones, archivos y elementos del arte y el patrimonio histórico que actualmente no cuenten con un lugar adecuado. Ayudando a su catalogación, inventariado e investigación.
  • Crea un nuevo espacio para el ocio relacionado con el conocimiento: las características del edificio propuesto incluyen espacios para el ocio y el disfrute mediante actividades divulgativas y de promoción del conocimiento, como el centro de observación astronómica de la “Buhardilla de las Estrellas”.
  • Contribuye a la generación de empleo y oportunidades para la investigación en la isla: un centro como el que se plantea, con edificio de nueva construcción generaría espacios para la investigación en las materias relacionadas con la temática del museo, como la arqueología, la historia o la astronomía, creando oportunidades de empleo y desarrollo para profesionales de las disciplinas relacionadas.
  • Contribuye a crear un “emblema” en la ciudad de Santa Cruz que posibilite su reconocimiento a nivel internacional: la creación de un edificio vanguardista, con un diseño innovador e impactante como el propuesto podría dar lugar a que se reconozca el espacio a nivel internacional, ya no sólo por el interés de las colecciones que pueda albergar o por su programa de actividades, sino por lo llamativo de la edificación. El Museo Guggenheim de Bilbao o el Museo Soumaya en México, son un ejemplo de ello.

Puntos débiles de la idea

La idea, presenta también varios puntos débiles que dificultan su realización en el ámbito propuesto, son los siguientes:

  • La idea no resulta realmente innovadora en su concepción: la oferta museística y de centros de exposición en Tenerife es muy amplia, estando un gran número de ellos ubicados en la ciudad de Santa Cruz. Esta oferta actualmente incluye Museos centrados en la historia, como el Museo de la Naturaleza y el hombre. El espacio del TEA (Tenerife Espacio de las Artes) también ofrece exposiciones temporales centradas en la historia de la ciudad y centradas en el arte local. Por otra parte, existen numerosos espacios dedicados a la exposición relacionada con la naturaleza y la astronomía, incluyendo actividades que permiten la observación del cielo y el aprendizaje en clave de ocio.
  • No está suficientemente desarrollado el objetivo de la idea: la propuesta se centra sobre todo en la descripción del edificio, sin duda un diseño que resulta diferente e impactante, sin embargo no desarrolla la misión que tendría. Se plantea un museo sobre la historia de la ciudad pero no se aportan datos sobre el tipo de bienes que se pretenden exponer, si se centrará en arte pictórica, escultórica y de fotografía, o en arqueología y antropología. El autor tampoco especifica qué aportaciones nuevas realizará este espacio a la ya amplia oferta existente.
  • El coste de la edificación propuesta es muy elevado: el coste del diseño y construcción del Proyecto Caracol, se estima que podría superar los 60 millones de euros, teniendo en cuenta las características del edificio descrito por el visionario. Ese coste tan elevado, sin un objetivo bien definido no tiene un sentido claro. La concepción de un museo radica en la existencia de un patrimonio que se quiere custodiar, conservar, investigar y proteger. El valor de ese patrimonio y la aportación y esfuerzo de las instituciones que apoyan su conservación, posibilita el diseño de un espacio acorde, balanceado con las características y valor de los bienes que pretende albergar. Un edificio por sí sólo, aunque su diseño sea innovador y vanguardista, no constituye un Museo.
  • El diseño no se adapta al entorno: el diseño propuesto presenta una gran complejidad, sin embargo, no se aporta una posible ubicación para este edificio. Las características del edificio dificultan la integración en el espacio de la ciudad y las posibilidades de encontrar un espacio adecuado donde encaje la propuesta son escasas. Por otra parte, el diseño de una edificación parte inicialmente de dos elementos fundamentales: el lugar y la función. En base a estos dos aspectos se diseña un edificio de forma harmónica e integrada en el entorno en el que se inserta y pensado para la función a la que se quiere destinar.
  • No existe una relación entre la idea propuesta y el fin que se persigue: no hay un vínculo claro que relacione el Proyecto Caracol con la historia de Santa Cruz. Lo habitual, en el caso de los museos históricos es que estos se ubiquen en edificios que formen parte de la arquitectura tradicional del lugar en el que se ubican, y muchas veces, en edificios protegidos o con un valor patrimonial destacado. De esta forma, la propia recuperación de un edificio histórico para un uso cultural contribuye en sí misma a la conservación del patrimonio, y es harmónico con el uso y finalidad del Museo. No obstante, como se ha mencionado, existen numerosos ejemplos de edificios de nueva construcción y vanguardistas que son creados para albergar museos, especialmente museos de arte contemporáneo, lo que es más acorde con esta idea.
  • Por otro lado, no hay aportaciones sobre el fundamento de la idea del Proyecto Caracol y su relación con el ámbito de la ciudad de Santa Cruz de Tenerife.
  • La idea carece de un “hilo conductor” que aúne todas las propuestas: en esta idea se propone la creación de un edificio que en principio resultaría innovador y original para albergar un museo histórico de la ciudad, al tiempo que dispondría de un espacio de ocio y un lugar de observación astronómica, y donde puedan contemplarse elementos de la historia de la ciudad y del futuro urbanístico. Si bien estos elementos podrían parecer relacionados (viaje a través del pasado, presente y futuro), en realidad sus objetivos son completamente diferentes. En primer lugar, es necesario definir si el museo será de tipo histórico y de la naturaleza, lo que podría ligar los elementos de patrimonio y divulgación sobre astronomía. La instalación de un observatorio en un museo, necesariamente requiere de un espacio previo de divulgación que de alguna forma introduzca unos conceptos básicos que doten de una mayor relevancia a la zona de observación, por tanto, el museo debería al menos contemplar la historia y la naturaleza (centrada en el estudio del universo y su observación). En lo que respecta al futuro urbanístico, la planificación urbana pasa por un proceso administrativo de aprobación de los planes hasta que se llevan a cabo, durante el cual se exponen públicamente los planes con el fin de contar con la participación pública para su elaboración. Sin embargo, un museo no es el lugar adecuado, por definición, para exponer este tipo de planes, puesto que su función, definida en la Ley, es la de conservar, proteger, custodiar, investigar y difundir el Patrimonio Histórico. Existen mecanismos por los cuales los ciudadanos pueden informarse sobre los planes de desarrollo urbanístico aprobados a nivel municipal, sin embargo, un museo de historia no es el lugar apropiado para ello.

Caeacolcoli2

Caracokoli

Envía a un amigo


volver a todos los seleccionados