PROYECTO

Tejados vegetalizados. La solución verde

IDEA SELECCIONADA

La idea propuesta consiste en promover la instalación, en Santa Cruz de Tenerife, de cubiertas vegetales, conocidas como “cubiertas verdes” o “techos verdes” (“green roofs” en inglés), en los tejados de las edificaciones de la ciudad.

Alejandro Machín Hernández

Basándose en experiencias existentes en otros países y en España, el visionario propone aprovechar las condiciones climáticas de las islas Canarias para la creación de cubiertas vegetales. Con esta propuesta se pretende contribuir a la mejora paisajística de la ciudad, al tiempo que se crean espacios verdes adicionales y se reducen las emisiones de carbono y la contaminación acústica. Por otra parte, estas cubiertas ejercerían una función de captación del agua de la lluvia, permitiendo su aprovechamiento en caso de excedente, mediante la instalación de colectores para su recogida y acumulación.

Como sugerencia adicional, se propone ir un paso más allá en la creación de cubiertas vegetales, mediante la instalación de pasarelas aéreas que conecten estos espacios creando un espacio verde continuo, que el alguno casos podría dar lugar incluso a la instalación de quioscos y pequeños negocios.

Para el diseño de las coberturas vegetales el visionario propone el empleo de especies vegetales autóctonas, adaptadas a las condiciones climáticas locales, y que requieran poco mantenimiento. Las coberturas tendrían un espesor mínimo de entre 6 y 10 centímetros lo que, según el proponente, equivale a una capacidad de retención de la precipitación media anual del 50%.

Las cubiertas verdes forman parte del conjunto de medidas aplicables para un desarrollo urbano más sostenible. La mayor parte de la población mundial se concentra en las ciudades, y el crecimiento de la superficie urbana que se requiere para albergar a una población en continuo crecimiento conlleva la ocupación del suelo y su impermeabilización, el aumento de las emisiones atmosféricas contaminantes, la modificación de las condiciones climáticas y el incremento del ruido en los centros urbanos. Las cubiertas vegetales son sistemas constructivos que permiten el crecimiento de vegetación en la parte superior de los edificios (techos o terrazas), manteniendo protegida su estructura, mejorando su estética y la calidad habitacional del entorno en el que se implementa, y propiciando el aislamiento térmico y acústico de las edificaciones. Además, la capacidad de absorción de agua por parte de la vegetación contribuye, como apunta el visionario, a reducir la escorrentía y la generación de “riadas”, retardando incluso la propagación del fuego en caso de incendio.

Desde la Asociación Española de Cubiertas Verdes (ASESCUVE) [1] defienden el uso de este tipo de estructuras cuyos costes de mantenimiento son, a largo plazo, menores que los de las cubiertas tradicionales, siempre que se sigan unos principios básicos para su instalación. A continuación analizamos esta idea profundizando en los aspectos positivos y negativos, tomando como ejemplo otras iniciativas similares llevadas a cabo en España y en otros países.

Fortalezas y debilidades

Puntos fuertes de la idea

  • La existencia de una Asociación Española de Cubiertas Verdes que reúne a profesionales de diversas disciplinas y con experiencia en el diseño e instalación de cubiertas verdes permite el acceso a un directorio de profesionales expertos y a la normativa aplicable a este tipo de instalaciones, así como asesoramiento técnico que pueda ser necesario para el desarrollo del proyecto y para su promoción una vez realizado.
  • Actualmente son muchas las empresas que ofrecen el servicio de instalación, con presencia en Canarias de algunas de ellas. Los materiales necesarios para llevar a cabo la idea se encuentran en principio disponibles localmente, no implicando grandes costes su obtención.
  • La idea está en consonancia con los planes estratégicos a nivel nacional, autonómico e insular que apuestan por el fomento de un desarrollo urbano más sostenible y un modelo de edificación que promueva el ahorro y la eficiencia energética y que se integre en el entorno paisajístico de la isla, así como la promoción de espacios verdes, y de otros usos en el entorno urbano que aumenten la calidad de vida de los ciudadanos, como los huertos urbanos.

Puntos débiles de la idea

  • Los tejados no son un ecosistema natural, incluso utilizando especies vegetales autóctonas existe un riesgo de que las plantaciones no prosperen sin un cuidado y mantenimiento adecuados.
  • Estos sistemas pueden generar desconfianza en los ciudadanos que pueden percibirlos como inseguros, sucios o ineficaces, así como en profesionales de la construcción que no confían en su eficacia.
  • Los beneficios derivados de su instalación pueden variar según el tipo de edificación y el entorno en el que se encuentre.
  • Los costes de mantenimiento de determinados tipos de cubierta pueden ser elevados así como a los requerimientos de riego y cuidados, especialmente en aquellas zonas de Tenerife con un régimen de precipitaciones más bajo.
  • La instalación de las cubiertas requiere de un informe técnico previo de evaluación de los edificios que deberá ser llevado a cabo en todo caso por un técnico facultativo competente o una entidad de inspección que pudiera estar registrada en la Comunidad Autónoma.
  • Si bien el clima de Tenerife puede favorecer la conservación de las cubiertas, la elevada radiación solar combinada con fuertes rachas de viendo en gran parte del año, puede dar lugar a una excesiva desecación de la vegetación, lo que puede incrementar la necesidad de aportación de riego.
  • Incluso los proyectos mejor planificados de cubiertas vegetales pueden sufrir incidencias si el soporte y estructura donde se asienta no se ha preparado adecuadamente para satisfacer las nuevas funciones. Será imprescindible la elaboración de una lista de chequeo de carácter técnico que especifique de manera clara y precisa los criterios que deben ser revisados en la cubierta para permitir aplicar la tecnología más adecuada. Se recomienda el empleo de guías existentes elaboradas por expertos, como la elaborada por la International Green Roof Association (IGRA)

gr_626723_6234779_320435

Envía a un amigo


volver a todos los seleccionados